divendres, 2 de gener de 2009

SALVADOR DALÍ Y EL PSICOANÁLISIS (DE GALO A GALA). Por Maite Fernández Soriano



Texto de la intervención de Maite Fernández Soriano en la mesa redonda "FREUD, DALÍ I EL SURREALISME" que tuvo lugar el día 28 de octubre de 2006 en la Sala de Actos del Ateneu Barcelonès. La mesa contó también con la participación de Graziella Baravalle, Juan Bauzá y Vicent Santamaria. La presentación del encuentro corrió a cargo de María José Muñoz.



SALVADOR DALÍ Y EL PSICOANÁLISIS (DE GALO A GALA)

MAITE FERNÁNDEZ SORIANO


Leo este trabajo en el Ateneo Barcelonés un día del Any Ateneu celebrando los Cent anys al carrer de la Canuda y haciendo mención especial a la ocasión en que Salvador Dalí fue acogido por esta institución como conferenciante el 22 de Marzo de 1930, ya como representante español del movimiento parisino para hablar de la Posición moral del surrealismo donde afirmó que "la revolución surrealista es ante todo una revolución de orden moral", aunque, bien es cierto que el proyecto moralista de "gozar sin restricciones", que él planteaba a modo de provocación, llevó al surrealismo al fracaso de ser una revolución total.

Así que en este día, Freud y Dalí nos convocan, desde sus respectivos trabajos, a encontrar el hilo de su encuentro. Un hilo que se desarrolla en forma de espiral, tal como Dalí lo representó en el dibujo que realizó de la cabeza de Freud cuando fue a verle, un año antes de que éste muriese, pintando al año siguiente un hermosísimo cuadro al que tituló: Encuentro del psicoanálisis y la morfología. Dalí nos dió una pista: En el principio fue el verbo y luego fue...!la forma!.

Por mi parte quiero recordar aquel día del verano de 1973 en que fue literalmente tocada mi cabeza por la mano de Dalí. En este momento me gustaría analizar algún punto de ese encuentro, no en lo que a mí respecta, aunque, bien es verdad que este homenaje parte de algo íntimo que hace de motor de este trabajo, sino en lo que respecta a Dalí que se prestó a ser un personaje público.


¿Qué sería en aquel entonces lo que me llevó a mí a decirle espontáneamente: "Es que...quiero verlo". Solamente eso: "quiero verlo", ante sus amables palabras de acogida al encontrarme en la puerta de su casa en Port Lligat, teniendo en cuenta que en aquel momento yo no había todavía entrado en contacto con el Psicoanálisis ni por tanto sabía nada de la transferencia ni, a decir verdad, tampoco de él ni de su vida, sólo me había sentido impresionada por su pintura y quería conocer al autor.

¿Sería que yo había captado que Dalí quería hacerse ver?, pues, en una primera lectura pienso que sí. Si la pintura está hecha para ser vista, yo, de entrada, ya hice una identidad entre el autor y su obra porque no le dije quiero ver sus cuadros que me entusiasman sino "quiero verle a Vd.". Creo que Dalí se hizo al ser una obra de sí mismo. Fue sujeto y objeto de su propia obra. A día de hoy, y muchos años después, me ha interesado entenderlo.Volviendo al hilo del encuentro, de momento, voy a intentar buscar algunos eventos de las respectivas historias de estos dos genios que me permitan relacionarlos. Así que, buscando coincidencias, al estilo daliniano, empezaré por decir que los dos nacieron en un mes de Mayo, fecha que, junto a los respectivos años, nos sirve de recordatorio para homenajearlos. A Freud se le murió un hermano que nació 2 años después de él y él mismo nació dos meses y medio después de la muerte de su abuelo paterno y por ello recibió el nombre de éste: Schlomo. Sigismundo era el nombre de un legendario emperador moravio que él cambió por Sigmund, precisamente para no ser confundido con un pariente suyo llamado Sigismundo Freud. Dalí, es por todos conocido, que nació 9 meses y 10 días después de que muriera su hermano Salvador Galo. El dijo que le habían puesto de nombre Salvador como al fallecido, lo que no dice es que a los dos les pusieron el nombre del padre, por lo que he preferido hacer hincapié en el otro nombre de su hermano que es lo que me llevará a la relación con el otro que el título de este trabajo propone.


Para seguir leyendo, pulsar aquí

Otras intervenciones de la jornada "Freud, Dalí i el Surrealisme":


FREUD, DALÍ I EL SURREALISME. Presentació de la Jornada per María José Muñoz




ENTRE SUBVERSIÓN Y RESISTENCIA. Por Juan Bauzá





SALVADOR DALÍ O LA FIDELITAT AL GENI DE FREUD (Vicent Santamaria de Mingo)




GRADIVA: UNA HISTORIA DE AMOR. Por Graziella Baravalle.